• 640807113
  • contacto@vetandrun.es

Category ArchiveBlog

Entrevista para la revista IM veterinaria

 

Hoy nos alegra compartir esta noticia. La revista IM veterinaria ha confiado en Vet&Run para un artículo/entrevista en su número de éste mes. En él hablamos de la osteoartritis y de las posibilidades que nos ofrece la rehabilitación en su prevención​ y tratamiento. También hablamos de la transcendencia de la fisioterapia en la clínica diaria y en las opciones nuevas de tratamiento que se pueden ofrecer en múltiples patologías. Por último también destacamos los motivos por los que resulta de suma importancia que siempre se acuda a un veterinario especialista en rehabilitación y fisioterapia, que pueda realizar un diagnóstico y elabore un plan de tratamiento seguro, efectivo y adaptado a cada paciente. ¡Esperamos que os resulte de interés! Aquí os dejamos el link, páginas 44 a 46:

IM VETERINARIA #14

Rehabilitación post-quirúrgica de fracturas en columna (L7) y cadera

Hoy os compartimos una historia muy especial. Os presentamos a Caboche. A pesar de que el caso era complicado, ha sido una de las evoluciones más notables. Estamos muy contentos por haber contribuido a que Caboche pueda volver a hacer vida normal y queremos agradecer a Associació Protectora d’Animals de Granollers su dedicación e implicación tanto en este caso como en todos los que tratan día tras día. Caboche, te deseamos la mejor de las vidas junto a tu nueva familia, ¡te lo mereces luchador!

La procesionaria del pino, una amenaza para nuestras mascotas

Con la llegada del buen tiempo, nada mejor que aprovechar para hacer algo de ejercicio o dar un buen paseo con nuestros compañeros de cuatro patas. Pero en ésta época debemos ser un poco más precavidos. Hoy, aprovechamos para advertiros sobre el peligro que supone para nuestras mascotas la procesionaria del pino, ya que éstos días estamos empezando a ver los primeros casos.
 

¿Por qué las procesionarias suponen un peligro para nuestras mascotas?

Con el inicio de la primavera, éstas peligrosas orugas (Thaumetopoea pityocampa) bajan de sus nidos y viajan en procesión para enterrarse en un lugar adecuado y completar su ciclo biológico.
Las procesionarias poseen unos pelos urticantes, que son los que provocan las reacciones alérgicas, por lo que es posible que, incluso en ausencia de orugas, se den este tipo de reacciones inflamatorias, ya que el viento puede desplazar los pelos y ponerlos en contacto con la piel y mucosas del perro.
Al contacto con los pelos urticantes se produce una reacción inflamatoria inicial que, si no se trata a tiempo, termina con necrosis y pérdida del tejido afectado. En situaciones graves pueden aparecer vómitos, hipertermia, convulsiones, dificultad respiratoria e incluso provocar la muerte de nuestra mascota.
 

¿Qué debemos hacer ante ésta situación?

Si tras un paseo por el bosque detectamos picor facial intenso, dificultad respiratoria, inflamación de la lengua…:
Lavar bien la zona afectada con agua caliente (el calor destruye la toxina) de forma que el perro no trague el agua, sino que vaya de dentro hacia fuera, para tratar de arrastrar los pelos de las orugas al exterior.
– Al lavar la zona, debemos evitar frotarla, ya que romperíamos los pelos urticantes liberando la toxina, y el cuadro se agravaría.
Acudir urgentemente a un centro veterinario. Tras diagnosticar la gravedad del caso, en la mayoría de los casos se tratará con corticoides, antihistamínicos, antibióticos y analgésicos.
 
Para prevenirlo, lo mejor que podemos hacer es evitar las zonas de pinares durante éstos meses y estar muy atentos durante nuestros paseos.
 

Nidos de procesionaria

Nidos de procesionaria

 
Procesionaria del pino

Procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa)

Trofeu Múixing Les Franqueses del Vallès

Este fin de semana ha tenido lugar la segunda edición del “Trofeu Muixing Les Franqueses”, organizado por el Club Canicross Les Franqueses, y Vet&Run estuvo allí en colaboración con el club.

El circuito, situado en Corró d’Amunt, contó con dos mangas, una celebrada el sábado por la tarde y otra el domingo por la mañana. Todas las categorías participantes (canicross, bikejoring, patín 1 perro, patín 2 perros y carro 4 perros), completaron el mismo recorrido y todas las pruebas formaban parte del calendario oficial de la Liga Catalana de muixing en la modalidad de tierra.

Al finalizar las pruebas, los perros participantes pudieron ir pasando por el stand de Vet&Run y disfrutar de una evaluación post-carrera. De esta forma tratamos de inmediato alguna pequeña lesión y pudimos dar información a los participantes y aclarar dudas sobre el estado físico de sus compañeros de cuatro patas.

Nos encanta el ambiente en estas competiciones y la complicidad que se observa entre los participantes y sus compañeros peludos. ¡Os animamos a que participéis en la siguiente edición!

La Ullals

El pasado domingo 26 de noviembre el Club Canicross Les Franqueses organizó la 3a edición de La Ullals y La Ullals de Llet. Contó con 4 categorías: canicross, bikejoring y patín con un perro y dos perros. Tras competir en sus respectivas categorías, los participantes tuvieron la oportunidad de pasar por el stand de Vet&Run, en donde les realizamos una evaluación post-carrera. También realizamos un sorteo en el que el ganador pudo disfrutar de una sesión de recuperación post-carrera. Ha sido una gran experiencia en la que hemos quedado encantados tanto con la organización, como con el interés que mostraron todas las personas que se pasaron por el stand.  Os dejamos algunas imágenes del día.  

Rehabilitación veterinaria en un caso de artrosis de cadera

Hoy os queremos presentar el caso de Nina.

Nina es una hembra de Pastor Alemán. Hace unos meses empezó a mostrar síntomas de debilidad en el tercio posterior a consecuencia de una artrosis en cadera, llegando al punto en el que el tratamiento médico ya no era efectivo y Nina tenía dificultad para levantarse y caminar. Es en este momento, en el que deciden probar la rehabilitación veterinaria.

Realizamos dos sesiones donde combinamos ultrasonidos, electroterapia y terapias manuales. En estas sesiones también realizamos ejercicios de fortalecimiento de todos los músculos del tercio posterior y dimos un protocolo de ejercicios que los propietarios podían realizar con ella en casa.

Tras estas dos sesiones, más los ejercicios que han ido realizando en casa, nos enviaron unos vídeos para enseñarnos lo bien que evoluciona Nina. Se levanta sin dificultad y vuelve a realizar paseos con sus propietarios.

Con este caso queremos destacar la importancia de la implicación de los propietarios en casa. La dedicación de los propietarios de Nina ha sido la clave para su rápida mejoría.

También queremos agradecer a la Clínica Veterinaria Sant Celoni el haber confiado en Vet&Run para este caso.

Y por supuesto, le enviamos a Nina mucho ánimo para que siga realizando los ejercicios tan bien como hasta ahora. El carácter de Nina y sus ganas de participar y aprender nos permitió enseñarle diferentes ejercicios con mucha facilidad.  

Artrosis en perros: Tratamiento mediante rehabilitación.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis, es una enfermedad degenerativa dolorosa, de progresión lenta, que va destruyendo el cartílago (que actúa de almohadilla entre dos huesos) pudiendo llegar a afectar al hueso. Las articulaciones afectadas pierden elasticidad y se produce atrofia muscular. Todo esto hace que se produzcan cambios biomecánicos que afectarán a otras partes del cuerpo. Por ejemplo, en una artrosis de cadera, el animal apoyará más peso en el tercio anterior por lo que además del dolor de la propia articulación, nos podemos encontrar contracturas y sobrecarga de grupos musculares en las extremidades delanteras y en cuello.

Aunque sea más frecuente en perros geriátricos, se puede diagnosticar casi a cualquier edad, pudiendo ser debida a anomalías genéticas (displasia de cadera o codo), adquiridas (traumatismo), obesidad…

Artrosis

Debemos tener en cuenta, que la artrosis no tiene tratamiento curativo. Se trata de una patología crónica y, como tal, requiere de tratamiento de por vida.  Mediante rehabilitación podemos paliar los síntomas y mejorar ostensiblemente la calidad de vida del animal.

 

Síntomas

En muchas ocasiones, los propietarios asocian la perdida de movilidad a la edad, pero realmente ésta pérdida de movilidad se debe al dolor. Los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Dificultad para levantarse.
  • Signos de dolor a la palpación.
  • Problemas para caminar y cojeras.
  • Rigidez articular.
  • Dificultad para subir y bajar escaleras o al entrar y salir del coche.
  • Comportamiento más apático e insociable.
  • Duerme en sitios donde no lo hacía antes.
  • Pérdida de apetito

 

¿Puede mejorar mi perro con artrosis mediante rehabilitación y fisioterapia?

¡Desde luego! El nivel y la velocidad de mejoría, siempre dependerán del punto del que partimos, por eso siempre recomendamos empezar el tratamiento desde el inicio de la enfermedad. Si empezamos la fisioterapia al observar los primeros síntomas, frenaremos la progresión de la artrosis. En muchos casos solo hará falta realizar alguna sesión de mantenimiento (sobre todo en épocas de frío).

Si partimos de una artrosis avanzada, necesitaremos más sesiones y una mayor dedicación, ya que además de un daño considerable en la articulación (que no se podrá revertir), nos encontraremos con otras alteraciones que se habrán producido a causa de este daño y que también deberemos tratar:

 

 

Objetivos de la rehabilitación:

Como en todas las patologías que tratamos, el plan de rehabilitación será individualizado ya que cada animal partirá de un punto diferente. A lo largo del tratamiento combinaremos terapias con máquinas (TENS, EMS, ultrasonidos, magnetoterapia) con terapias manuales y termoterapia para tratar el dolor y la inflamación, para después poder pasar a realizar ejercicios de fortalecimiento muscular específicos. En general, nos marcamos los siguientes objetivos:

  • Reducir el dolor y la inflamación.
  • Disminuir la velocidad de progresión de la artrosis.
  • Facilitar la reparación de tejidos dañados.
  • Fortalecer los músculos periarticulares.
  • Limitar el estrés articular excesivo.
  • Mantener o mejorar el rango articular del movimiento y la propiocepción.
  • Mantener o mejorar la salud del cartílago.
  • Pérdida de peso si se considera necesario: de esta forma se consigue reducir la carga de trabajo en la articulación.

En el plan de rehabilitación, también realizaremos una revisión de la dieta del animal, ya que algunos nutracéuticos pueden resultar muy beneficiosos si se administran de la forma adecuada.

 

Algunos consejos para casa:

  • Debemos proporcionarles una cama blanda. Los perros con artrosis pasan cada vez más tiempo tumbados y si se tumban sobre superficies duras pueden aparecer úlceras por decúbito.
  • Evitaremos los suelos resbaladizos: una posible solución es colocar alfombras.
  • Evitar ejercicios explosivos. Es de suma importancia que permanezcan activos, por lo que nos interesa que realicen paseos y ejercicios controlados, pero evitaremos que realicen carreras, saltos, juegos bruscos con otros perros… En las sesiones de rehabilitación estableceremos una rutina de ejercicios y de paseos adaptados al estado de cada animal. La duración y la intensidad del ejercicio físico variará en función del grado y la localización de la artrosis y del estado en el que se encuentren los músculos y articulaciones.
  • En la medida de lo posible, es recomendable que realicen ejercicio a diario y realizar paseos cortos varias veces al día en lugar de uno solo de gran duración. Debemos ser constantes y seguir la rutina durante toda la semana. Mucha gente aprovecha el fin de semana para realizar ejercicio, excursiones, paseos más largos… pero éste sobreesfuerzo resultará perjudicial para los perros con artrosis.
  • Evitar temperaturas extremas.

Por último, queremos hacer hincapié en que tanto la implicación, como la voluntad del propietario resultarán fundamentales para conseguir los mejores resultados posibles.

 

Artrosis canina

Magnetoterapia rehabilitación veterinaria

Luxación de rótula: rehabilitación veterinaria

Si sois de los que os fijáis en los perros mientras vais paseando, seguro que en alguna ocasión habréis visto cómo alguno de ellos, mientras va caminando, da repentinamente un pequeño saltito y mantiene una de las extremidades traseras elevada durante unos pasos, para poco después volver a una posición normal, mientras el perro sigue caminando de forma indiferente. Lo que ha ocurrido en ésta situación es que la rótula se ha luxado, pero ha vuelto a su posición normal poco después.

¿Por qué ocurre esto?

La luxación de rótula es una de las causas más frecuentes de cojera en perros de razas pequeñas. Aunque en ocasiones puede ser debido a un traumatismo, en la mayoría de los casos se trata de un problema congénito y algunas razas están más predispuestas (Bichón Maltés, Yorkshire Terrier, Caniche, Pomerania, Chihuahua, Pekinés…). En cada animal se puede deber a una causa diferente, ya que ésta patología es multifactorial:

  • Surco troclear demasiado superficial (debería ser lo suficientemente profundo como para acunar la rótula mientras se mueve hacia arriba y hacia abajo)
  • Angulación anormal y torsión del fémur
  • Desviación de la cresta tibial
  • Estrechez/atrofia del cuádriceps
  • Ligamento rotuliano debilitado o elongado

En el 80-90% de los casos, la luxación es medial.

Luxación rótula veterinaria

Rótula de perro normal y rótula luxada

 

Aunque como decimos, ésta patología es típica de razas pequeñas, perros de razas grandes con displasia de cadera pueden desarrollar de manera secundaria luxación de rótula a consecuencia de un cambio en la ergonomía del esqueleto.

¿Cuáles son las consecuencias?

Si la luxación de rótula es crónica, conducirá a la erosión del cartílago por la fricción constante, y finalmente a la osteoartrosis. En este caso, existirá dolor y una cojera más constante.

Además, la luxación de rótula cambiará la biomecánica de la rodilla y someterá al ligamento cruzado craneal a más estrés y tensión, lo que puede resultar en su rotura (entre un 15% y un 20% de perros con luxación de rótula sufrirán rotura de ligamento cruzado craneal).

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

En primer lugar, se realizará una anamnesis en donde se incluirán todos los síntomas que describa el propietario, como puede ser la situación del salto durante el paseo, una cojera ocasional, pérdida repentina de apoyo en el miembro o postura sentada anormal con la rodilla colocada hacia afuera.

A continuación, se procederá a realizar un examen ortopédico en el que además de apreciar cómo se encuentra la rótula podremos determinar si existe crepitación, lo que indicará si existe desgaste de cartílago (en éstos casos la recuperación será más lenta).

Por último, se podría precisar la realización de radiografías para confirmar el grado de luxación y determinar el grado de deformación ósea. 

Tras todo esto, se clasificará el grado de luxación de 1-4 dependiendo de la gravedad. El grado 1 es el menos grave ya que la rótula se desliza fácilmente de nuevo a su localización normal por sí misma, mientras que en el Grado 4 la rótula está atascada y fuera de su posición normal. 

En los grados más leves, se puede optar por un tratamiento conservador mientras que en los casos más graves la única opción será la cirugía. En ambos casos, la rehabilitación y fisioterapia es una etapa imprescindible del tratamiento.

Fisioterapia y rehabilitación en el tratamiento conservador

En este caso nos centraremos en mejorar la estabilidad de la rodilla. Para ello realizaremos diferentes ejercicios para fortalecer el cuádriceps y los músculos laterales del muslo (bíceps femoral y tensor de la fascia lata) y para reducir la rotación hacia el exterior de la cadera si está presente. Es muy importante que el paciente se mantenga en movimiento, cuanto más tonificados estén los músculos de las extremidades del perro, más estable estará la rótula.

En el caso de que sea un paciente en el que ya esté presente la osteoartrosis, además de los ejercicios de fortalecimiento, trataremos el dolor y recuperaremos la movilidad articular mediante electroterapia, magnetoterapia y terapias manuales. 

Por otra parte, revisaremos la dieta de la mascota para lograr que alcance un peso óptimo. Esto resulta imprescindible para reducir la carga y el estrés en las articulaciones. Además, nos plantearemos la inclusión de algún nutracéutico.

Para un mayor bienestar en el hogar, intentaremos evitar que los suelos sean resbaladizos (se pueden poner alfombras) y colocaremos su cama en un lugar accesible evitando que realice saltos de forma constante (como es el caso de las mascotas que están acostumbradas a subir al sofá).

En algunos casos, también puede resultar beneficiosa la aplicación de una órtesis de rodilla que permita mantener la rótula en su lugar.

Ejercicios terapéuticos fisioterapia veterinaria Vet&Run

Ejercicios terapéuticos fisioterapia veterinaria Vet&Run

Ejercicios terapéuticos fisioterapia veterinaria Vet&Run

Ejercicios terapéuticos fisioterapia veterinaria Vet&Run

Rehabilitación post-cirugía

En los casos en los que se haya optado por la cirugía, estableceremos unas metas que suelen ser comunes para la mayoría de los pacientes: controlar el dolor, controlar la inflamación, restaurar el rango de movilidad articular, fortalecer los músculos y fomentar el uso de las extremidades.

Todo esto lo conseguiremos con diferentes técnicas que podemos empezar a aplicar el mismo día tras la cirugía:

  • Crioterapia: tratamiento de la inflamación
  • Magnetoterapia: la utilizaremos para la recuperación postoperatoria, estimulando la regeneración de los tejidos dañados, y más adelante para la recuperación de la movilidad articular.
  • Electroterapia (TENS/EMS): nos permite controlar el dolor, mejorar la circulación, evitar la atrofia, etc.
  • Terapias manuales: masaje, movilizaciones pasivas, ejercicios flexibilizantes…
  • Ejercicios terapéuticos: ejercicios pasivos o activos según el momento en el que nos encontremos. En las últimas sesiones estarán enfocados a mejorar la coordinación, el equilibrio y el fortalecimiento muscular.  

En algunas ocasiones puede suceder que, tras la cirugía, el animal continúa saltando o cargando la extremidad. Éste comportamiento puede deberse a un mal hábito en caso de luxaciones crónicas o a causa de molestias asociadas a cambios degenerativos. En todos los casos, adaptaremos las sesiones a cada paciente e iremos evolucionando para lograr las metas propuestas.

Magnetoterapia rehabilitación veterinaria

Magnetoterapia en rehabilitación veterinaria Vet&Run

Ultrasonidos terapéutico rehabilitación veterinaria Vet&Run

Ultrasonidos terapéutico en rehabilitación veterinaria Vet&Run

 

Olga López

Veterinaria especialista en Rehabilitación y Fisioterapia

Atrofia muscular rehabilitación veterinaria

Atrofia muscular tras una lesión o cirugía veterinaria

Una creencia común es pensar que tras una lesión o una cirugía, los músculos se irán recuperando poco a poco hasta alcanzar su tamaño normal. Nada más lejos de la realidad. Aunque la atrofia muscular se va instaurando rápidamente tanto en perros como en gatos, inicialmente suele pasar desapercibida (sobre todo si el animal es de pelo largo), sin embargo si palpáramos las extremidades, podríamos apreciar una diferencia cada vez mayor en el tamaño de los músculos afectados.

Un componente importante en la atrofia muscular es la inhibición muscular, que consiste en que los nervios que normalmente envían y reciben señales dentro de determinados músculos, dejan de hacerlo o estas señales se vuelven distorsionadas. Este problema está causado por factores tales como la inflamación, la inestabilidad articular y el dolor.

Cuando los perros sufren una lesión o sienten dolor o malestar en una extremidad, pueden transferir el peso a las extremidades sanas para descargar la extremidad afectada. Esto resulta en un desequilibrio de las fuerzas musculares alrededor de la articulación, por lo que otros músculos se tensarán y resultarán excesivamente usados, con el fin de tratar de compensar los músculos inhibidos. Éstas compensaciones, llevarán a limitaciones de movimiento en las articulaciones, desalineaciones y alteraciones de los patrones de movimiento.

Un ejemplo de inhibición lo podemos encontrar tras la cirugía para reparación de rotura de ligamento craneal. Si tras la cirugía no se somete a un plan de rehabilitación, en un primer momento sufrirá atrofia generalizada de la extremidad a causa del dolor y posteriormente atrofia por desuso debido a la cojera. También sufrirán inhibición los músculos anteriores del muslo debido al dolor y a la inflamación inicial de la cirugía.

Si tras una cirugía basamos la recuperación únicamente en medicación para el dolor, reposo estricto y paseos con correa de forma progresiva (hasta hace poco el tratamiento más común), la inhibición muscular y la atrofia persistirán. El músculo se recuperará parcialmente, pero nunca volverá a la normalidad.  Además, los patrones de movimiento alterados y la compensación que se habrán desarrollado a causa de la inhibición no se rectificarán. El resultado será una extremidad más débil y con menor movilidad, hecho que tratará de ser compensado mediante la transferencia de peso a otra parte del cuerpo, dejando otras áreas vulnerables a las lesiones.

Es por todo ello por lo que debemos preguntarnos, ¿por qué realizar una cirugía reparadora y luego no seguir con una rehabilitación que maximice sus resultados?

Atrofia muscular tras lesión o cirugía veterinaria

 

¿Cómo tratamos la atrofia y la inhibición mediante rehabilitación?

Como siempre decimos, en rehabilitación cada caso es diferente, por lo que debemos crear un programa adaptado a cada caso en particular, teniendo en cuenta y respetando los tiempos entre las diferentes fases del proceso de recuperación. 

De forma general empezaremos tratando la inhibición, para ello debemos tratar el dolor y la inflamación mediante crioterapia. A continuación, nos centraremos en los músculos afectados con estimulación eléctrica neuromuscular y terapias de tejidos blandos. Al mismo tiempo, usaremos terapias manuales, ultrasonidos, estiramientos y ejercicios de fortalecimiento para disminuir la tensión de otros músculos que estén actuando a nivel compensatorio.

A lo largo de toda la rehabilitación, desde los primeros días, puede ser muy recomendable la aplicación de magnetoterapia.

Una vez tratada la inhibición, podemos iniciar ejercicios específicos de activación y fortalecimiento muscular. Para que un músculo se fortalezca y crezca en tamaño de fibra, debemos seguir el principio de sobrecarga, es decir, las fibras deben estar estresadas o sobrecargadas para hacerlas adaptar y fortalecer. Esto se debe hacer con mucho cuidado tras la cirugía para no poner en peligro la reparación.

Una vez que la cicatrización ha tenido lugar, podremos aumentar los ejercicios de fortalecimiento y resolver completamente la atrofia muscular. Cuando la fuerza y el tamaño muscular se hayan restaurado completamente, podremos permitir que nuestro paciente retorne a su modo de vida habitual.

Todo esto les permitirá conseguir la máxima recuperación y en el caso de los animales dedicados al deporte, los devolverá a un estado de rendimiento óptimo.

Atrofia muscular tras una lesión o cirugía

 

Olga López

Veterinaria especialista en Rehabilitación y Fisioterapia

¿En qué consiste la rehabilitación y fisioterapia veterinaria?

Aunque en medicina humana se practica desde hace muchos años, la rehabilitación veterinaria es una especialidad muy reciente, pero con una rápida expansión gracias a sus excelentes resultados.

La rehabilitación tiene como objetivo llevar a cada paciente a la etapa en la que pueden disfrutar una vez más de un estilo de vida apropiado, sin dolor y con la mayor movilidad posible. Se puede aplicar a cualquier animal (perros, gatos, caballos, roedores…), ya que cada sesión se individualiza y se adapta a cada paciente.

La podemos clasificar principalmente de dos formas:

– Preventiva: para mejorar la calidad de vida de los animales senior o geriátricos, para la preparación pre-quirúrgica en patologías ortopédicas, para mejorar el rendimiento de animales deportivos…

– Terapéutica: en casos de dolor crónico, patologías ortopédicas degenerativas, tras cirugías, patologías neurológicas, patologías cicatriciales, etc.

Para ello, empleamos:

– Terapias pasivas: el veterinario especializado aplica diferentes técnicas (ultrasonidos, electroestimulación, magnetoterapia, estiramientos, masajes…).

– Terapias activas: el paciente realiza una serie de ejercicios terapéuticos.

¿Cómo sé si mi animal necesita fisioterapia? Los animales no pueden decirnos dónde les duele y a menudo ocultan su malestar (sobre todo en el caso de los gatos). En algunos casos resulta evidente dónde está el problema, como por ejemplo, en el caso de una cojera por una lesión reciente, pero otras veces debemos prestar más atención. Podemos observar cambios de comportamiento (le cuesta levantarse o subir escaleras, se muestran reticentes a la hora del paseo, o incluso pueden mostrarse agresivos si intentamos cogerlos y al hacerlo les causamos dolor) o también podemos observar una disminución del rendimiento en los perros deportivos.

Podéis dejarnos vuestras dudas y/o comentarios pinchando en el icono de comentarios, a través de facebook, o mediante un correo electrónico.

Ejercicios terapéuticos Vet&Run Rehabilitación y Fisioterapia Veterinaria

Ejercicios terapéuticos Vet&Run Rehabilitación y Fisioterapia Veterinaria

 

Olga López

Veterinaria especialista en Rehabilitación y Fisioterapia