• 640807113
  • contacto@vetandrun.es

Atrofia muscular tras una lesión o cirugía veterinaria

Atrofia muscular rehabilitación veterinaria

Atrofia muscular tras una lesión o cirugía veterinaria

Una creencia común es pensar que tras una lesión o una cirugía, los músculos se irán recuperando poco a poco hasta alcanzar su tamaño normal. Nada más lejos de la realidad. Aunque la atrofia muscular se va instaurando rápidamente tanto en perros como en gatos, inicialmente suele pasar desapercibida (sobre todo si el animal es de pelo largo), sin embargo si palpáramos las extremidades, podríamos apreciar una diferencia cada vez mayor en el tamaño de los músculos afectados.

Un componente importante en la atrofia muscular es la inhibición muscular, que consiste en que los nervios que normalmente envían y reciben señales dentro de determinados músculos, dejan de hacerlo o estas señales se vuelven distorsionadas. Este problema está causado por factores tales como la inflamación, la inestabilidad articular y el dolor.

Cuando los perros sufren una lesión o sienten dolor o malestar en una extremidad, pueden transferir el peso a las extremidades sanas para descargar la extremidad afectada. Esto resulta en un desequilibrio de las fuerzas musculares alrededor de la articulación, por lo que otros músculos se tensarán y resultarán excesivamente usados, con el fin de tratar de compensar los músculos inhibidos. Éstas compensaciones, llevarán a limitaciones de movimiento en las articulaciones, desalineaciones y alteraciones de los patrones de movimiento.

Un ejemplo de inhibición lo podemos encontrar tras la cirugía para reparación de rotura de ligamento craneal. Si tras la cirugía no se somete a un plan de rehabilitación, en un primer momento sufrirá atrofia generalizada de la extremidad a causa del dolor y posteriormente atrofia por desuso debido a la cojera. También sufrirán inhibición los músculos anteriores del muslo debido al dolor y a la inflamación inicial de la cirugía.

Si tras una cirugía basamos la recuperación únicamente en medicación para el dolor, reposo estricto y paseos con correa de forma progresiva (hasta hace poco el tratamiento más común), la inhibición muscular y la atrofia persistirán. El músculo se recuperará parcialmente, pero nunca volverá a la normalidad.  Además, los patrones de movimiento alterados y la compensación que se habrán desarrollado a causa de la inhibición no se rectificarán. El resultado será una extremidad más débil y con menor movilidad, hecho que tratará de ser compensado mediante la transferencia de peso a otra parte del cuerpo, dejando otras áreas vulnerables a las lesiones.

Es por todo ello por lo que debemos preguntarnos, ¿por qué realizar una cirugía reparadora y luego no seguir con una rehabilitación que maximice sus resultados?

Atrofia muscular tras lesión o cirugía veterinaria

 

¿Cómo tratamos la atrofia y la inhibición mediante rehabilitación?

Como siempre decimos, en rehabilitación cada caso es diferente, por lo que debemos crear un programa adaptado a cada caso en particular, teniendo en cuenta y respetando los tiempos entre las diferentes fases del proceso de recuperación. 

De forma general empezaremos tratando la inhibición, para ello debemos tratar el dolor y la inflamación mediante crioterapia. A continuación, nos centraremos en los músculos afectados con estimulación eléctrica neuromuscular y terapias de tejidos blandos. Al mismo tiempo, usaremos terapias manuales, ultrasonidos, estiramientos y ejercicios de fortalecimiento para disminuir la tensión de otros músculos que estén actuando a nivel compensatorio.

A lo largo de toda la rehabilitación, desde los primeros días, puede ser muy recomendable la aplicación de magnetoterapia.

Una vez tratada la inhibición, podemos iniciar ejercicios específicos de activación y fortalecimiento muscular. Para que un músculo se fortalezca y crezca en tamaño de fibra, debemos seguir el principio de sobrecarga, es decir, las fibras deben estar estresadas o sobrecargadas para hacerlas adaptar y fortalecer. Esto se debe hacer con mucho cuidado tras la cirugía para no poner en peligro la reparación.

Una vez que la cicatrización ha tenido lugar, podremos aumentar los ejercicios de fortalecimiento y resolver completamente la atrofia muscular. Cuando la fuerza y el tamaño muscular se hayan restaurado completamente, podremos permitir que nuestro paciente retorne a su modo de vida habitual.

Todo esto les permitirá conseguir la máxima recuperación y en el caso de los animales dedicados al deporte, los devolverá a un estado de rendimiento óptimo.

Atrofia muscular tras una lesión o cirugía

 

Olga López

Veterinaria especialista en Rehabilitación y Fisioterapia

Atrofia muscular tras una lesión o cirugía veterinaria
4.9 (97.14%) 7 votes

Olga López

Leave your message