• 640807113
  • contacto@vetandrun.es

Artrosis en perros: Tratamiento mediante rehabilitación.

Artrosis en perros: Tratamiento mediante rehabilitación.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis, es una enfermedad degenerativa dolorosa, de progresión lenta, que va destruyendo el cartílago (que actúa de almohadilla entre dos huesos) pudiendo llegar a afectar al hueso. Las articulaciones afectadas pierden elasticidad y se produce atrofia muscular. Todo esto hace que se produzcan cambios biomecánicos que afectarán a otras partes del cuerpo. Por ejemplo, en una artrosis de cadera, el animal apoyará más peso en el tercio anterior por lo que además del dolor de la propia articulación, nos podemos encontrar contracturas y sobrecarga de grupos musculares en las extremidades delanteras y en cuello.

Aunque sea más frecuente en perros geriátricos, se puede diagnosticar casi a cualquier edad, pudiendo ser debida a anomalías genéticas (displasia de cadera o codo), adquiridas (traumatismo), obesidad…

Artrosis

Debemos tener en cuenta, que la artrosis no tiene tratamiento curativo. Se trata de una patología crónica y, como tal, requiere de tratamiento de por vida.  Mediante rehabilitación podemos paliar los síntomas y mejorar ostensiblemente la calidad de vida del animal.

 

Síntomas

En muchas ocasiones, los propietarios asocian la perdida de movilidad a la edad, pero realmente ésta pérdida de movilidad se debe al dolor. Los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Dificultad para levantarse.
  • Signos de dolor a la palpación.
  • Problemas para caminar y cojeras.
  • Rigidez articular.
  • Dificultad para subir y bajar escaleras o al entrar y salir del coche.
  • Comportamiento más apático e insociable.
  • Duerme en sitios donde no lo hacía antes.
  • Pérdida de apetito

 

¿Puede mejorar mi perro con artrosis mediante rehabilitación y fisioterapia?

¡Desde luego! El nivel y la velocidad de mejoría, siempre dependerán del punto del que partimos, por eso siempre recomendamos empezar el tratamiento desde el inicio de la enfermedad. Si empezamos la fisioterapia al observar los primeros síntomas, frenaremos la progresión de la artrosis. En muchos casos solo hará falta realizar alguna sesión de mantenimiento (sobre todo en épocas de frío).

Si partimos de una artrosis avanzada, necesitaremos más sesiones y una mayor dedicación, ya que además de un daño considerable en la articulación (que no se podrá revertir), nos encontraremos con otras alteraciones que se habrán producido a causa de este daño y que también deberemos tratar:

 

 

Objetivos de la rehabilitación:

Como en todas las patologías que tratamos, el plan de rehabilitación será individualizado ya que cada animal partirá de un punto diferente. A lo largo del tratamiento combinaremos terapias con máquinas (TENS, EMS, ultrasonidos, magnetoterapia) con terapias manuales y termoterapia para tratar el dolor y la inflamación, para después poder pasar a realizar ejercicios de fortalecimiento muscular específicos. En general, nos marcamos los siguientes objetivos:

  • Reducir el dolor y la inflamación.
  • Disminuir la velocidad de progresión de la artrosis.
  • Facilitar la reparación de tejidos dañados.
  • Fortalecer los músculos periarticulares.
  • Limitar el estrés articular excesivo.
  • Mantener o mejorar el rango articular del movimiento y la propiocepción.
  • Mantener o mejorar la salud del cartílago.
  • Pérdida de peso si se considera necesario: de esta forma se consigue reducir la carga de trabajo en la articulación.

En el plan de rehabilitación, también realizaremos una revisión de la dieta del animal, ya que algunos nutracéuticos pueden resultar muy beneficiosos si se administran de la forma adecuada.

 

Algunos consejos para casa:

  • Debemos proporcionarles una cama blanda. Los perros con artrosis pasan cada vez más tiempo tumbados y si se tumban sobre superficies duras pueden aparecer úlceras por decúbito.
  • Evitaremos los suelos resbaladizos: una posible solución es colocar alfombras.
  • Evitar ejercicios explosivos. Es de suma importancia que permanezcan activos, por lo que nos interesa que realicen paseos y ejercicios controlados, pero evitaremos que realicen carreras, saltos, juegos bruscos con otros perros… En las sesiones de rehabilitación estableceremos una rutina de ejercicios y de paseos adaptados al estado de cada animal. La duración y la intensidad del ejercicio físico variará en función del grado y la localización de la artrosis y del estado en el que se encuentren los músculos y articulaciones.
  • En la medida de lo posible, es recomendable que realicen ejercicio a diario y realizar paseos cortos varias veces al día en lugar de uno solo de gran duración. Debemos ser constantes y seguir la rutina durante toda la semana. Mucha gente aprovecha el fin de semana para realizar ejercicio, excursiones, paseos más largos… pero éste sobreesfuerzo resultará perjudicial para los perros con artrosis.
  • Evitar temperaturas extremas.

Por último, queremos hacer hincapié en que tanto la implicación, como la voluntad del propietario resultarán fundamentales para conseguir los mejores resultados posibles.

 

Artrosis canina

Artrosis en perros: Tratamiento mediante rehabilitación.
5 (100%) 7 votes

Olga López

Leave your message